IMPORTANTE: Últimos mensajes también disponibles en nuestro nuestro canal de YouTube

   
    

70 años de la Iglesia de los Hermanos en Córdoba

La obra evangelizadora de la Iglesia de los Hermanos se inició en Córdoba en el año 1940 cuando, luego de jubilarse, el misionero Carlos Yoder vino a radicarse en esta ciudad. Se iniciaron reuniones en su casa y luego en una propiedad alquilada en Bv. Junín (Hoy Bv Illia), luego, en 1943, se trasladaron a Obispo Trejo 1065, donde tuvo lugar el primer bautismo.

A comienzos de 1945 se alquiló una casa en calle Peredo 142 para el pastor Alberto Andenmatten y su familia, quién colaboraba con el misionero Yoder. Además de vivienda, el lugar se acondicionó como salón para reuniones públicas inaugurándose oficialmente el día 10 de Junio de 1945 con la visita del pastor Adolfo Zeche de la ciudad de Rosario. De allí se comienza a contar los años, de lo que hoy es la Iglesia Nueva Vida.

El Señor bendijo a ésta incipiente congregación, ya que el dueño de la propiedad de Peredo 142, y la contigua, se las ofreció en venta con muchas facilidades. Parecía un sueño imposible, pero Dios lo hizo posible.

Con el correr de los años se fueron haciendo modificaciones en la edificación culminando en 1970 con la Inauguración del nuevo salón de reuniones, aulas para la Escuela Dominical y la cancha de vóley. Y más recientemente, la oficina pastoral, cocina y baños nuevos.

Durante estos 70 años muchos hermanos colaboraron sirviendo al Señor en la tarea pastoral estando a cargo de la Iglesia pastores como Carlos Yoder, Roberto Romanenghi, Alberto Andenmatten, Juan Iztueta, Roberto Byler, Ricardo Rivero, Héctor Labanca, Armando Ortiz, William Curtis, Alberto Procopchuk, Norman Romanenghi, Miguel Ángel Franco, Guido Molina, y una incontable cantidad de fieles hermanos y hermanas, que año tras año aportaron su servicio a Dios para el crecimiento de esta obra en el Barrio de Nueva Córdoba, dando lugar a la realidad que hoy nos toca vivir como Iglesia Nueva Vida.

Desde la Iglesia de los Hermanos en Nueva Córdoba se dio comienzo en 1945 al primer campamento a orillas del río en Diquecito. Años más tarde se compraría la propiedad donde hoy funciona el Campamento Diquecito.

Hubo también en todos estos años, reuniones en hogares y campañas evangelísticas en distintos barrios de la ciudad. (Barrio Comercial, Las Violetas, Jardín, Observatorio, Iponá y también Diquecito) Así comenzó la congregación en Parque Horizonte, con reuniones en casa de la familia Franco en 1976, llegando a ser constituida como Iglesia en 1988.

En ese año (1988) salieron de nuestra iglesia para radicarse en la ciudad de Corral de Bustos los pastores Willy y Viviana Romanenghi, quienes hasta la fecha continúan trabajando para consolidar el crecimiento de esa congregación y otras en las ciudades vecinas de la zona.

Otro desafío importante fue el envío de la familia Molina, David y Cecilia con sus hijos Lucas y Nicolás, al campo misionero en España. Ellos partieron de Córdoba en marzo de 1997 y desde hace 15 años se radicaron en la ciudad de Coria, dando comienzo a la primera Iglesia de los Hermanos en España. Gracias a Dios esta misión pudo sostenerse en el tiempo con la ayuda de la Iglesia de los Hermanos en Argentina y los hermanos de Estados Unidos que se sumaron a colaborar con el esfuerzo de la iglesia de Córdoba

A lo largo de todos estos años El Señor ha sido fiel con nosotros y nos ha guiado a cumplir con la misión de amar a Dios y dar a conocer su amor a todos aquellos que se acercan a Jesús, acompañándoles a vivir la nueva vida que Él nos ofrece.

En un barrio que hoy nos sorprende con transformaciones impensables para la época en que se inició la obra evangelística, el desafío permanente es dar continuidad al mover de Dios que produce el crecimiento en su iglesia, atendiendo a los cambios de una sociedad siempre necesitada del amor de Dios, y su poder transformador.

En esta reseña será imposible mencionar a todos, sin embargo, solo resta agradecer a Dios por cada hermano y hermana, que desde su lugar de servicio, en todos estos años ha honrado al Señor, en la enseñanza de la Escuela Bíblica, actividades juveniles, programas para adolescentes, ministerio con mujeres, matrimonios, hombres, comisiones directivas y administración, acción social, evangelismo, visitación a hospitales, capacitación en el estudio de la Biblia, distribución de literatura bíblica, producciones multimedia, oración, consejería pastoral , adoración y alabanza, grupos musicales, coros y tantos otros ministerios que han bendecido a miles de personas.

Es por ello que concluimos con las palabras de Efesios 3:20-21:

Y ahora, gloria sea a Dios, que puede hacer muchísimo más de lo que nosotros pedimos o pensamos, gracias a su poder que actúa en nosotros. ¡Gloria a Dios en la iglesia y en Cristo Jesús, por todos los siglos y para siempre! Amen”